Una adolescente de Miami se llevó un tremendo susto durante un aparente intento de secuestro el pasado viernes en horas de la tarde.


Alex Guerrero y su hermana Ashley contaron a WSVN como sucedió todo que inició cuando Alex pidió un Uber para que la llevara de su casa a un gimnasio en North Miami.

«Una vez que entré en mi Uber, todo fue normal», dijo pero la adolescente rápidamente se dio cuenta de que algo andaba mal.

«Empezamos a ir por el camino equivocado, y empecé a darme cuenta, y cuando le decía algo al conductor él no me respondía ni me miraba. Y luego, una vez que estábamos en la autopista , Comencé a enloquecer», contó Alex.

Fue entonces cuando comenzó a enviarle mensajes de texto a Ashley y le envió su ubicación.


«Definitivamente fue el momento más aterrador de mi vida», dijo su hermana Ashley.

Alex contó que el conductor la llevó a Hialeah y que las puertas del auto tenían la seguridad puesta para no abrir desde dentro.

La situación se volvió más extraña a partir de ese momento. Alex dijo que el conductor la llevó a un callejón cerca de algunos apartamentos, donde se detuvo junto a otros dos hombres y comenzó a hablar en un idioma que ella no reconoció.

“Entonces uno de ellos me preguntó si podían ver mi teléfono, y yo fingí que estaba hablando por teléfono con mi hermana”, dijo.

“Cuando supe que mi hermana estaba en peligro, me aterroricé, me enfadé. Quería estar allí con ella”, dijo Ashley.

Alex dijo que los hombres le preguntaron si quería quedarse y esperar a su hermana con ellos.

«Yo estaba como, ‘No, está bien, no quiero'», dijo, «porque no sabía lo que estaba pasando o si se conocían».

Poco después, dijo Alex, el conductor de Uber la llevó al Miami Princess Hotel cerca del Aeropuerto Internacional de Miami.

“Vi a otro hombre con dinero en la mano, se acercó al auto y luego el conductor salió, me abrió la puerta y me pidió que lo acompañara”, dijo, “y yo estaba como, ‘No, realmente no quiero'».

Alex notó que la puerta estaba abierta y decidió correr hacia el interior del hotel a pedir ayuda. El conductor la siguió pero después decidió marcharse. Allí en el hotel se reunió con su hermana y se fue con ella.

De acuerdo a WSVN un portavoz de Uber emitió un comunicado que dice: «Lo que se ha informado es profundamente alarmante. Se eliminó el acceso del conductor a la aplicación y estamos investigando el asunto «. Un portavoz de Uber dijo que el conductor no tiene otros informes de esta naturaleza.

Las hermanas presentaron una denuncia policial y la policía de North Miami está investigando.