Donald Trump plan inmigración

La administración Trump finalizó una regulación el jueves que restringe en gran medida el acceso al asilo en los Estados Unidos.


La regla final corta el acceso al asilo para la mayoría de los migrantes que llegan a la frontera entre Estados Unidos y México a través de una serie de cambios en los criterios de elegibilidad, según expertos y defensores. Además, instruye a los jueces de inmigración y oficiales de asilo a denegar tipos amplios de solicitudes de asilo, como las basadas en abuso doméstico y violencia de pandillas, con algunas excepciones, informó la agencia de noticias Reuters.

Es casi seguro que la nueva política enfrentará desafíos legales, que han dejado de lado otras iniciativas de inmigración implementadas por el presidente republicano Donald Trump.

Las últimas restricciones entrarán en vigor el 11 de enero, solo nueve días antes de que Biden, asuma el cargo. Las mismas podrían ser revertidas por la administración del demócrata, quien tiene una agenda migratorio muy diferente a la de Trump.

Las restricciones de asilo son parte de un impulso más amplio en las últimas semanas de la administración Trump para implementar reglas de inmigración más estrictas, un enfoque central de sus cuatro años en el cargo. El bombardeo para finalizar las reglas previamente anunciadas podría ralentizar los esfuerzos de Biden para desentrañarlas.


La nueva regla instruye a los oficiales de asilo y jueces a sopesar negativamente las solicitudes de migrantes que cruzaron ilegalmente a Estados Unidos, usaron documentos fraudulentos o pasaron por otros países sin buscar refugio en otro lugar primero.

La regla «destripará» las protecciones de los migrantes si permanece en su lugar, dijo Aaron Reichlin-Melnick, asesor de políticas del Consejo de Inmigración Estadounidense pro-inmigrante, y «pondrá el asilo fuera del alcance de todos menos de unos pocos afortunados».