Malecón de La Habana. Foto: Pixabay

La advertencia de un embargo total y absoluto contra Cuba por parte de EEUU, si el régimen de La Habana no cesa su injerencia militar en Venezuela, esta semana, ha disparado toda una serie de especulaciones. Desde Miami, el director asociado del instituto de investigaciones sobre temas de la Isla en la Universidad Internacional de la Florida (FIU), Sebastián Arcos habló al respecto con Telemundo 51.


Para Arcos un total embargo contra la Isla comunista significa «primero, impedir el turismo norteamericano a Cuba… No dificultarlo, no hacerlo más difícil…no disminuir la cantidad de licencias…simplemente impedirlo (…) Poner a Cuba de vuelta en la lista de países que apoyan en terrorismo porque eso facilitaría más sanciones».

«Tendría que regresar a lo que sucedió en el año 61 con el presidente Kennedy que se cerraron hasta los vuelos comerciales con Cuba», añadió.

De acuerdo al académico «el embargo está lleno de huecos», y cuando el presidente Donald Trump habla de un «embargo total», habla de un 40 por ciento de sanciones establecidas en los estatutos originales de la ley, pero que no se aplican en la actualidad.

Para alcanzar el máximo nivel de severidad, Washington tendría que ampliar drásticamente sus sanciones, lo cual tocaría el aspecto del envío de remesas a Cuba.


A juicio del analista «ahora mismo hay un movimiento de dinero y mercancía entre exiliados cubanos y la isla que oscila entre 3 y 4 mil millones de dólares…».

Cualquier curso de acción de EEUU contra Cuba, aclara Arcos, estaría condicionado por la lucha de poder en Venezuela, y entraría a jugar también el factor del venidero proceso electoral en el país en 2020.