Abogada cubanoamericana que besó a Fidel Castro y lo llamó «maestro», ahora llama dictador a Trump/Captura de pantalla

Magda Montiel, una abogada cubanoamericana que generó una ola de críticas en 1994, por besar a Fidel Castro durante un evento en La Habana, está a punto de lanzar un libro, y dice que el presidente de EEUU Donald Trump es un dictador, informa Diario de Cuba citando reporte original de Telemundo.


Según Montiel, que prepara el lanzamiento de su libro el 15 de este mes, Castro no fue un dictador, y de volver a tenerlo en frente lo besaría y lo llamaría «maestro» de nuevo.

Sin embargo, al republicano que ahora reside en la Casa Blanca, ni lo besaría, ni le miraría la cara.

«A mi juicio Trump es un dictador y a mi juicio Fidel no fue dictador», aclaró la abogada, que recuerda recibió amenazas de muerte, cuando regresó a Estados Unidos procedente de su encuentro con el gobernante cubano.

De acuerdo a Montiel, Castro fue un maestro porque «él se había enfrentado al poder más grande del mundo, sin echarse para atrás».


El libro que saldrá este mes se titula Besando a Fidel, memorias del terrorismo cubanoamericano, en el la exiliada cuenta la historia de su vida y de su familia.

La ciudad de Miami es la protagonista del libro, asegura Montiel, quien documenta en la obra los actos de repudio que vivió durante años en la capital del exilio.

Aunque el régimen cubano prometió no divulgar esas imágenes en la que Magda Montiel aparece besando a Castro, y no cumplió. La abogada no quiso cuestionar al Gobierno de la Isla.

«El punto no fue ni el beso, ni las palabras, ni el vídeo», en opinión de la autora del libro, sino su «libertad de expresión».

«Yo aquí he tenido experiencia con actos de repudio mucho mejores de los que se ven en Cuba», alegó Montiel sugiriendo que el régimen castrista es más tolerante.

Durante los últimos años esta abogada que vive en Iowa, EEUU no ha dejado de visitar Cuba, y afirma tener muy buenas relaciones con funcionarios del Gobierno de la Isla.

Magda emigró de Cuba hacia Estados Unidos a los ocho años de edad, en Miami pudo estudiar la carrera de Leyes, y durante décadas ejerció como abogada de emigración en el sur de la Florida.

Aunque fue derrotada por la republicana Ileana Ros-Lehtinen en las urnas, en los años ’90 se presentó como candidata por el Partido Demócrata al Congreso de los EEUU.