El huracán Sally de categoría 2 toco tierra en Gulf Shores, Alabama, luego de horas golpeando con fuerza las costas de este estado y la region noroeste de la Florida.


Sally tocó tierra a las 4:45 am del miércoles, pero a una velocidad agonizantes de 3 millas por horas ya había causado peligrosas inundaciones con torrenciales lluvias y provocando fuertes marejadas. La pared del ojo norte de Sally había azotado desde Pensacola Beach, Florida, hacia el oeste hasta Dauphin Island, Alabama, durante horas antes de que su centro finalmente tocara tierra.

De acuerdo al Centro Nacional de Huracanes, Sally tiene vientos máximos de 105 mph (165 kmh).

Casi 400.000 hogares y negocios habían perdido electricidad a primera hora del miércoles, según el sitio poweroutage.us. Se impuso un toque de queda en Gulf Shores debido a condiciones potencialmente mortales. En el condado de Escambia en Florida, el ayudante del jefe del sheriff, Chip Simmons, prometió mantener a los agentes fuera para ayudar a los residentes el mayor tiempo posible. El condado incluye Pensacola, una de las ciudades más grandes de la Costa del Golfo.

Usuarios en Twitter han compartido imágenes de las inundaciones en Pensacola y otra ciudades costeras.


«La oficina del alguacil estará allí hasta que ya no podamos estar con seguridad, y entonces y solo entonces haremos entrar a nuestros agentes», dijo Simmons en una sesión informativa sobre la tormenta el martes por la noche.

Durante el fin de semana la tormenta parecía dirigirse más al oeste hacia New Orleans, pero esto no sucedió. «Obviamente, esto muestra lo que hemos sabido durante mucho tiempo sobre las tormentas: son impredecibles», dijo el alcalde de Pensacola, Grover Robinson IV.

Stacy Stewart, especialista senior del centro de huracanes, dijo a The Associated Press que las lluvias serán «catastróficas y potencialmente mortales» en partes de la costa del Golfo, la península de Florida y el sureste de Alabama, y ​​continuarán mucho después de tocar tierra, con la tormenta produciendo fuertes lluvias el miércoles por la noche y el jueves sobre partes del centro y sur de Georgia.

Expertos y líderes locales tienen especial preocupación por la velocidad tan lenta de la tormenta que podría exacerbar las inundaciones y empeorar las condiciones en tierra.