La prensa estatal cubana no cubre notas rojas, por lo que la triste historia de Leidy Maura Pacheco Mur, de apenas 18 años sólo aparece en las páginas locales de la prensa cienfueguera, por ser el lugar donde ocurrieron los hechos, luego de que recorriera las redes sociales.

La joven fue secuestrada, violada y asesinada, este trágico suceso ha sido abordado casi por excepción en la prensa oficial.

El hecho que ha conmocionado a los residentes de la provincia ha salido a la luz pública en el diario oficial 5 de Septiembre, donde aparece una entrevista realizada al padre de la víctima, identificado como Pedro Valentín Pacheco Alonso.

“Yo nunca gasté tanto aire de los pulmones llamando a mi niña. El chiflido mío para ella era una orden. (…) Caminé ese Plan Mango lo que no te imaginas, lo conozco como la palma de mi mano”, detalló desgarrado Valentín Pacheco.

El padre relató que su hija salió de la casa en busca de información sobre un curso en la empresa de Comercio, el día 26 de septiembre. Más tarde visitaría a unas amistades y regresaría a su casa.

A las 2:56 pm, llamó a su esposo para decirle que había llegado, porque desde donde estaba a poco más de una cuadra veía su casa, pero la realidad es que la joven nunca llegaría, detalla el diario cienfueguero.

“Al entrar al callejón, ya la estaban esperando. No le dio tiempo a nada, la atacaron por detrás, le taparon la boca y perdió. La llevaron al Plan Mango y la sentaron sobre un tronco, luego fueron a unos pozos cercanos y en un caballo, casi desmayada, la trasladaron hacia una pequeña presa. Ahí la mataron y la enterraron, a la orilla de la presita. A mi niña la secuestraron el martes, la violaron el martes y la mataron el martes”, confesó el padre.

Los implicados en el asesinato residen en la misma comunidad, son tres hombres y uno de ellos colaboró en la búsqueda de la muchacha.

“Trataron de desaparecerla de la faz de la tierra, pero todo salió a flote. Tenía que salir”, comenta el padre, afectado por lo ocurrido.

Sobre el doloroso evento dice de su familia, “mi madre no ha vuelto a ser la misma. La mamá de la niña… ¡para qué! Imagina que te quiten el corazón y las vísceras que llevas dentro. Así estoy yo, era la niña de los ojos míos. Nunca se le dio una nalgada ni se le gritó. Era querida por sus compañeros, los vecinos; fíjate que en la calle me dicen: ‘tan buena la niña tuya, nosotros la conocimos’”.

En su Artículo 263, el Código Penal cubano condena con privación de libertad de 15 a 30 años o muerte, al que mate a otro “al obrar por impulsos sádicos o de brutal perversidad”.

La red social Facebook fue donde se difundió la información, antes de que la prensa local comunicara.

En dicha red social los habitantes del centro de la Isla manifestaron sus opiniones sobre el aterrador suceso.

Olga Múñiz, expuso en un comentario: “Este asesinato ha conmovido a todos los cienfuegueros dentro y fuera del país. Hace dos días lo ví en Facebook y quedé sin palabras”.

De acuerdo a la información brindada, Leidy Maura fue buscada por la policía y pobladores durante seis días consecutivos.

Los perpetradores fueron identificados gracias a los vecinos, ya que reconocieron a uno de ellos “con antecedentes de violación”.

A la víctima la sobreviven sus padres, esposo y un hijo de apenas 10 meses de nacido.

Los lectores del 5 de Septiembre exigen que se haga justicia.

(Con información de Martí Noticias)