Una investigación realizada en la isla revelo que se espera que la población con demencia senil en Cuba se duplique o incluso triplique en 2040, según dio a conocer la agencia oficial Xinhua.

Más de 160.000 personas están sufriendo demencia senil en Cuba, lo que podría aumentar hasta 300.000, o el 2,7% de la población total, en más de dos décadas, según el estudio realizado por la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana y el Departamento de Estudios sobre el Alzheimer.

Cuba tiene una tasa de demencia senil similar a la de Estados Unidos y Europa, 21 por cada 1.000 personas padecen la enfermedad.

“Sin embargo, la prevalencia (de demencia senil) en Cuba es una de las más altas de América Latina debido a una mayor esperanza de vida en nuestro país”, dijo Rodolfo Bosch, uno de los investigadores.

“La demencia senil es uno de los mayores problemas de salud que enfrentan todos los países, y conlleva enormes costos sociales y económicos”, dijo.

Algunos factores podrían estar influyendo en el aumento de la enfermedad como son la obesidad, alcoholismo y colesterol alto, así como un nivel educativo bajo. Sin embargo, el envejecimiento es la principal causa de demencia senil y de Alzheimer.

El problema se agrava porque el 19,8% de los cubanos tiene 60 años o más, dos millones del alrededor de 11.000.000 de habitantes de la Isla están entre la población adulta, según la Oficina Nacional de Estadística (ONEI).