El artista cubano Kadir López Nieves se dedica a restaurar los carteles de cines, hoteles y cabarets que animaron la vida nocturna habanera en los años 50 del pasado siglo.

Con su proyecto titulado Habana Light Neon + Sings ha logrado recuperar alrededor de 50 letreros de la ciudad, incluyendo el cartel neón color azul que ilumina la desteñida fachada del cine El Mégano, una esquina abandonada que por 1950 fue punto de encuentro en la capital cubana.

“La Habana se llegó a llamar el Broadway o el París del Caribe porque tenía tanta luz y brillantez”, comentó el artista en su taller-galería.

“Pero cuando empecé el proyecto (…) La Habana estaba apagada en el sentido de la luz”, añadió.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Cuando Fidel Castro se hizo del poder muchos lujosos locales de ocio en La Habana y en otras provincias del país fueron cerrados, aunque la capital resaltaba en este sentido, luego comenzó un proceso de deterioro sin vuelta de hoja.

El clima tropical causó daños durante décadas en sus señales de neón, por su parte el régimen cubano dice no disponer de fondos y conocimientos para restaurar, así como sabemos de su desinterés por este tema.

Los letreros de neón fueron abandonados, porque los nuevos formatos de iluminación resultaron menos costosos.

Como parte de su proyecto para el festival de arte de la Bienal de La Habana en 2015, López Nieves empezó a restaurar las luces de neón de una docena de cines en La Habana.

¿Cómo se ha logrado mantener la iniciativa?

La misma se ha autofinanciado gracias a la venta de nuevos carteles al sector privado en la Isla, cuyo valor oscila entre 200 y 3.000 dólares.

El artista que restaura otros letreros de neón usando documentos históricos para orientarse, expresó: “las zonas oscuras pasarían de ser marginales a ser fotografiadas”.

López Nieves adelantó que tiene un acuerdo para restaurar las luces del legendario cabaret Tropicana de La Habana, que en sus años dorados acogió a estrellas como Humphrey Bogart y Frank Sinatra.

Que más deseamos todos los habaneros y cubanos en general que nuestra ciudad recupere su glamour, y vuelva a ser la estrella del Caribe.

(Con información de Diario de Cuba)