En Miami, Florida fueron condenados a varios años tras las rejas, un agente de deportistas, y un entrenador de béisbol por encabezar una operación internacional para sacar peloteros de Cuba y trasladarlos de manera ilegal a Estados Unidos.

Bartolo Hernández, agente, fue sentenciado a un poco menos de cuatro años de prisión, y el entrenador Julio Estrada a más de cinco.

La fiscalía había pedido condenas más largas para ambos, por contrabando de peloteros cubanos.

El agente deportivo y el entrenador, fueron hallados culpables en marzo pasado por un jurado.

En el juicio, evidencias presentadas revelaron que los dos estaban a cargo de la operación internacional de contrabando de peloteros, a cambio de jugosas partidas de sus contratos en el béisbol de Grandes Ligas.

Ambos miembros de la red contrabandista recibieron aproximadamente $ 20 millones de los contratos de los beisbolistas cubanos.

José Abreu (Medias Blancas de Chicago), Adeiny Hechavarría (Rays de Tampa Bay) y Leonys Martín (Cachorros de Chicago), fueron algunos de los peloteros que contrabandearon.

“Los principales beneficiarios de este episodio fueron los jugadores”, declaró el abogado de Hernández, Jeffrey Marcus. “Están todos aquí y todos están viviendo su versión del sueño americano”.

Pero ellos lucraron con la necesidad, y la falta de oportunidades de los deportistas cubanos.

(Con información de Martí Noticias)