El Departamento del Trabajo publicó cifras este miércoles, que revelan que el aumento de los precios en los Estados Unidos se aceleró en enero, y produjo un cambio en las tendencias de las bolsas de Europa y marca el pulso de una jornada volátil en Wall Street.

Tras el anuncio, las cotizaciones a futuro en Nueva York tuvieron una pérdida inicial de más de 500 puntos y las negociaciones del Dow Jones iniciaron con caídas.

En comparación con diciembre de 2017, el Índice de Precios al Consumidor (CPI) avanzó 0,5%, y mientras los expertos esperaban un alza de 0,4%, se registró el mayor aumento desde septiembre.

Antes de la apertura de las negociaciones en la Bolsa de Valores de Nueva York, los futuros del Dow Jones sufrían una pérdida de hasta 500 puntos. Al abrir la jornada bursátil, el promedio industrial sufría caídas en torno al 0,5 por ciento.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

En menos de 15 minutos, las bolsas europeas que venían teniendo aumentos, revirtieron la tendencia y entraron en terreno negativo, luego pudieron moderar las pérdidas.

Se prevé que el aumento de la inflación provoque un alza de la tasa de interés por parte de la Reserva Federal, al igual que un incremento en el rendimiento de los bonos del Tesoro.

Para desalentar los préstamos e incentivar los depósitos, la Fed subiría la tasa, logrando reducir el dinero circulante, se generan olas de venta en acciones, forma en que los inversionistas y consumidores aprovechan los altos intereses.

Que se diera a conocer un reporte que marcaba un aumento de los salarios en enero, provocó a inicios de este mes un aumento inflacionario y llegó a marcar una pésima semana para Wall Street.

(Con información de Infobae)