El pintor cubano Máisel López, utiliza las paredes de casas y bodegas de La Habana, como lienzo para sus hermosas obras.

La serie Colosos, protagonizada por niños, es una de las más famosas del artista, en ella plasma rostros infantiles siempre en blanco y negro.

El artista, compagina su trabajo como pintor con su labor como profesor de artes plásticas en la Casa de Cultura Mirta Aguirre del municipio Playa.

López, ha participado en numerosas exposiciones tanto individuales como colectivas y ha recibido distintos reconocimientos, el último de ellos, en el 2016, por las instituciones culturales en Cuba.