Norwegian compañía de cruceros con base en Miami anunció esta semana a través de un comunicado que están a la venta los viajes a la Mayor de las Antillas, y al Caribe previstos para el otoño de 2018, pese al distanciamiento diplomático entre Cuba y Estados Unidos.

La firma había adelantado su plan en abril de 2017, pero esta semana dijo que se trata de “explorar algunos de los destinos tropicales más populares”.

La extensión de los itinerarios está prevista para siete, nueve y 13 días con paradas en la capital de la Isla.

Andy Stuart, presidente y director ejecutivo de Norwegian Cruise Line, expresó: “Estamos encantados de revelar los nuevos itinerarios del otoño de 2018 de Norwegian Sun, que será la primera vez que nuestra marca ha ofrecido una parada en La Habana, Cuba, en cruceros de siete días o más”.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

“Estos nuevos itinerarios ofrecen una notable variedad de experiencias para los huéspedes con un día y una tarde inmersos culturalmente en La Habana, complementados por varias visitas a destinos de clase mundial en todo el Caribe y más allá”, añade el comunicado.

Desde el deshielo inaugurado por el ex presidente Barack Obama, los planes de la compañía de cruceros se habían detenido.

Luego de que el presidente Donald Trump anunciara iba a endurecer la política hacia la Isla en junio pasado, operadores turísticos estadounidenses organizaron un evento en Cuba para mitigar el impacto perjudicial a sus negocios.

Rick Scott, gobernador de la Florida, incorporó en su sugerencia de presupuesto del estado 2017-2018 una cláusula que prohíbe usar el dinero dedicado a mejoras en los puertos en proyectos que fomenten el comercio con el régimen de La Habana.

Hasta ahora estas operaciones están respaldadas por normas que permiten a los norteamericanos visitar la Isla comunista, bajo la categoría de viajes culturales.

Los viajes turísticos a Cuba, están prohibidos por el embargo, no obstante varias empresas de cruceros hicieron caso omiso a la alerta de viaje de 2017 emitida por el Departamento de Estado, tras los ataques perpetrados a los diplomáticos estadounidenses en la capital cubana.

Alegando que la Isla es un destino turístico seguro, empresas como Carnival, Norwegian Cruise Line y Royal Caribbean dijeron continuarían con sus viajes.

(Con información de Martí Noticias)