Tras 59 días de protesta frente a la Oficina del Alto Comisionado de la ONU (ACNUR), por parte de un grupo de 18 migrantes cubanos que se encuentran en Trinidad y Tobago, Faris Al-Rawi, procurador general dijo el miércoles que el país avanza en la búsqueda de una solución a la crisis generada por los migrantes de la Mayor de las Antillas.

Los cubanos reclaman la condición de “refugiados políticos”, y Faris Al-Rawi convocó a una reunión y ha dicho que las protestas no resolverán el problema, reportó el diario Guardian.

Las autoridades de ese país esperan encontrar un sitio donde los cubanos puedan permanecer durante la Navidad, a fin de que no sigan en las calles como hasta ahora.

El procurador explicó que la ACNUR está estudiando las peticiones de refugio, pero señaló que el proceso tarda.

“Sus solicitudes no pueden ser aceleradas debido a sus protestas”, detalló el funcionario.

El grupo de migrantes forma parte de unos mil cubanos que quedaron varados en ese país tras el cese de la política pies secos-pies mojados”. El 12 de enero de 2018, se cumplirá un año de la eliminación de la política migratoria por Barack Obama, ex mandatario estadounidense.

Este lunes, la ACNUR hizo una denuncia ante la policía, explicando que hubo “invasión a la propiedad privada” por parte de los migrantes, luego de que se introdujeran en el patio del organismo internacional.

El incidente trajo como consecuencia la reunión de diplomáticos cubanos, funcionarios de las Naciones Unidas, divisiones policiales y Living Waters, una ONG que presta ayuda a los migrantes.

Los 18 cubanos piden llegar a Estados Unidos o ser reasentados en cualquier otro país.

Guardian recogió que la reunión tuvo lugar; pero no confirmó si los funcionarios cubanos acudieron.

El régimen cubano rubricó un Memorando de Entendimiento en cuestiones migratorias con Trinidad y Tobago, en el mes de agosto. Los detalles sobre lo convenido no se han hechos públicos.

La ACNUR “está en el proceso de considerar las solicitudes a través de la investigación de los hechos”, acotó Al-Rawi.

El organismo se encuentra procesando 600 solicitudes de refugio político en la actualidad.

Los incidentes tienen lugar en “un entorno económico difícil (…) Por lo tanto, el tema (de los refugiados) tendrá que ser, en última instancia, una decisión del Gabinete”, añadió.

En otros reportes de medios de prensa, el procurador ha dicho que los cubanos están obligados a seguir las reglas del país.

“La obligación de obedecer las leyes de Trinidad y Tobago es cierta y la aplicación de la ley obviamente se conduce independientemente de la gestión política o ejecutiva”, advirtió Al Rawi.

Esta tarde está prevista una reunión entre los organismos involucrados y los migrantes cubanos.

Lisandra Farray, que es parte del grupo, dijo: “La funcionaria de la ACNUR vino con un listado de los que estamos aquí en la protesta y dijo que a la 1:30 de la tarde es la reunión en un salón de la (ONG) Living Waters (…) por la forma que me dejó algunos temas debe ser para ver lo que está bien, lo que está mal”.

Farray mencionó el miércoles que está al tanto de las versiones de la prensa, y aclaró que un supuesto alojamiento para que pasen Navidad “es inaceptable”.

Lino Asencio, opositor cubano dijo a Martí Noticias que ni ACNUR, ni Livings Waters “están acostumbrados a tratar” con disidentes cubanos.

(Con información de Martí Noticias)

.