El ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, líder del partido Liga Norte, envió un duro mensaje a los inmigrantes en su país “Se acabó la buena vida; empiecen a hacer las maletas”.

“Basta ya de que Sicilia sea el campo de refugiados de Europa. No me quedaré sin hacer nada viendo cómo se producen continuos desembarcos. Son necesarios los centros de expulsión” dijo Salvini.

“Como ministro trabajaré con esos gobiernos para evitar la salida de personas desesperadas que piensan que hay oro en Italia, cuando, por el contrario, no hay trabajo siquiera para los italianos” continuó.

El actual ministro también dedicó palabras a los gobiernos de Francia y España así como Unión Europa “Bruselas está lejos y desde allí llegan novedades dañinas para Italia, nos darán más inmigrantes. España y Francia dejan las cargas a Italia”.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

La canciller alemana Angela Merkel ha reconocido que Italia ha estado muy sola: «Parte de la inseguridad en Italia tiene su origen en el hecho de que los italianos, después del colapso de Libia, han sentido que fueron abandonados en la tarea de acoger a muchos inmigrantes». La canciller Merkel ha asegurado también que la inmigración es un tema crucial para Europa: “La seguridad de las fronteras la política de asilo común y la lucha para ir a las razones del éxodo de los emigrantes son la verdadera cuestión existencial para Europa”.

El tema de la inmigración es uno de los principales puntos de la política en países desarrollados.