El pasado 2 de octubre fue sancionada una ciudadana estadounidense y su esposo por el delito de espionaje, en un tribunal militar de La Habana, Cuba.

Dicho tribunal notificó y entregó copia de la sentencia número 109 de 2017, causa 100/2017, este documento ratifica la condena dictada por el Tribunal Militar Territorial Occidental, de 13 y 16 años respectivamente, de cárcel para Alina López Miyares, y su pareja, el ex teniente coronel y ex diplomático cubano, Félix Martín Milanés Fajardo.

El juicio tuvo lugar a puertas cerradas, donde oficiales de la Inteligencia y la Contrainteligencia cubana intentaron demostrar que los acusados actuaron incentivados por ofrecer los informes requeridos por los servicios especiales estadounidenses, interactuando así con agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI) y la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en territorio norteamericano, entregando datos que “pudieron poner en peligro la seguridad nacional del Estado Cubano”.

De acuerdo al documento emitido por el tribunal militar, el mismo decidió hacer uso de “lo dispuesto en el artículo 37, apartados 1 y 2 del Código Penal, relativo a la sanción accesoria de privación de derechos, obligatoria en caso de sanciones privativas de libertad; confiscación de los bienes que sirvieron o estaban dispuestos a servir para la preparación del delito; más todo lo referido a la regulación de trámites migratorios a fin de garantizar el cumplimiento de las sanciones penales”.

Y de acuerdo a lo establecido en el artículo 58, apartado 1 de La Ley de Delitos Militares, los jueces, un teniente coronel, y cuatro mayores en este caso, dieron solución a la condena dictada contra López Miyares, maestra de profesión, nacida el 7 de agosto de 1958, en La Habana, que abandonaría a Cuba a la edad de 8 años para emigrar hacia Estados Unidos donde realizó todos sus estudios; y su esposo el ex Teniente Coronel Félix Martín Milanés que trabajó para el MININT desde 1977 hasta 2006, agregando como otra sanción para este último, la privación de su grado militar, condecoraciones y títulos honoríficos.

El esposo de López Miyares, se desempeñó como funcionario de la Misión Permanente de la República de Cuba ante las Naciones Unidas, por lo que permaneció en territorio de Estados Unidos de América entre los años 1989 y 1993, lapso de tiempo en el que conoció a su actual esposa, Alina, quien por sus facilidades migratorias sirvió como enlace con los servicios especiales norteamericanos.

Ambas partes ya han acordado apelar la sentencia.

(Con información de Martí Noticias)