La cubanoamericana Alina López Millares, condenada a 13 años de cárcel en Cuba, acusada de espionaje, pidió al gobierno de Joe Biden ayuda para regresar a su casa.

El gobierno cubano le concedió la libertad condicional a la cubanoamericana Alina López Miyares, de acuerdo a un auto del tribunal Militar Territorial Occidental, con fecha del 8 de julio, según publicación exclusiva del portal CiberCuba.


La decisión de poner en libertad condicional a López Miyares, fue teniendo en cuenta su buen comportamiento en prisión, además de presentar problemas de salud, no obstante deberá permanecer en Cuba hasta el 2030, año en que expira su condena, según consta en el auto judicial, que establece la prohibición de expedir un pasaporte a favor de la sancionada y su salida del territorio nacional y advierte que la medida de gracia puede ser revertida por mala conducta o declaración de peligrosidad.

López Miyares residirá en una casa de alquiler en la barriada del Vedado, pese a que en el Modelo de Egreso de la prisión, aparece como residente en San José Nro. 1010 e/ Espada y Hospital; en Centro Habana, informó el abogado independiente Edilio Hernández Herrera, coordinador de la ONG Grupo Jurídico de Ayuda Ciudadana, que ha estado monitoreando el caso junto con Jason I. Poblete, presidente de Global Liberty Alliance, con sede en Washington, Estados Unidos.

López Miyares se repatrió en el año 2017, al poco tiempo fue acusada de espionaje junto a su esposo Félix Martín Milanés, ex diplomático cubano ante Naciones Unidas.

Fue declarada culpable de espionaje para Estados Unidos en el 2017 en un tribunal militar en Cuba, condenada a 13 años de prisión.