Las autoridades mexicanas de Migración, en coordinación con sus homólogos de Estados Unidos, ya no están permitiendo que más migrantes extranjeros lleguen al cruce internacional Puerta México.

Unos 25 migrantes buscan asilo en EEUU, 15 cubanos permanecían acampados ante Brownsville & Matamoros Bridge o Puente Viejo, un cruce en la frontera entre los estados de Texas y Tamaulipas este miércoles.

Según los cubanos entrevistados, más de 25 isleños acampaban el lunes en la parte baja del Puente Viejo, para no saturar el cruce internacional.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Juan Antonio Sierra, quien es encargado de la Casa del Migrante dijo que estas personas están llegando directamente al puente entre Brownsville & Matamoros, uno de los tres enlaces internacionales entre México y EEUU.

Para Sierra desde que salen de sus países de origen se comunican a través de teléfonos celulares, y ya saben entonces qué rutas son las más adecuadas para llegar a Matamoros.

Los mismos migrantes dieron fe de que las autoridades tanto de México como de EEUU, ya no les están permitiendo apostarse en el de Puerta México.

“Cuando llegamos a Matamoros, nos inscribimos en Inmigración de México, nos dan un número y después nos pasan a recoger en este lugar para cruzar el puente y presentarnos a Inmigración de EEUU para pasar la entrevista”, explicó Jorge Alexis Zulueta Sosa, de 43 años, vecino del barrio Oburque de Cienfuegos, quien dejó en la Isla a su esposa e hijas.

Zulueta comentó que las autoridades ya habían recogido hasta este miércoles a unas diez personas.

El cubano huyó de la Mayor de las Antillas hacia Guyana, y desde ese país hizo el recorrido, algunas veces a pie, otras en transporte por caminos y carreteras, hasta Matamoros.

“Estuve preso en Panamá y también nueve días en Nicaragua”, confesó.

Contó además que “en el camino hay muchos cubanos con niños y mujeres embarazadas, atravesando la selva”.

La Fundación Cuba Libre lo ayudó en México, esta organización ayuda a los cubanos a conseguir salvoconductos gratis en el país azteca, fue creada por María Fundora a raíz del fin de la política “pies secos, pies mojados” para salvaguardar los derechos humanos de los migrantes que estaban varados en países de América Latina.

(Con información de Diario Las Américas)