La semana pasada el artista plástico cubano Alexis Leyva Machado (Kcho) visitó la tumba de Fidel Castro en Santa Ifigenia, Santiago de Cuba, después de que estaba atravesando un presunto problema legal por una cuantiosa deuda con Etecsa (monopolio de telecomunicaciones).

El oficialista Kcho compartió en Facebook, un vídeo e imágenes de su estadía en el cementerio, y escribió: “(…) El ambiente estaba cargado, el cielo estaba gris, húmedo y triste. Lloviznaba sutilmente sobre Santiago. Tenía muchos deseos de regresar a ahí. No es un secreto para nadie, lo saben mis amigos, mis enemigos, y hasta los que no me conocen saben quién es Fidel para mí”.

Kcho estuvo internado en una clínica por adicción a las drogas recientemente, según afirma la “pérdida física” de Fidel Castro “fue como una patada” en su corazón.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

“Pero siempre todos hemos entendido que tenemos que recuperarnos de esa pérdida. Fidel es mi Comandante en Jefe y lo extraño. Fidel es mi amigo y lo extraño. Fidel es mi padre y lo extraño. Su energía marcó mi vida y mi existencia para siempre. Sus enseñanzas me llevaron a dar y hacer lo mejor de mí”, alegó.

El artista hizo una extensa declaración en su post de Facebook:

“Estoy loco por verlo, por conversar con él, por ver su sonrisa, escuchar sus órdenes, sus consejos. Él me dejó muchas encomiendas. Siempre me decía: ‘Kcho, no te detengas, sigue construyendo todo lo que sueñas. Sigue construyendo tu obra que no es solamente tuya sino de todo tu pueblo y que ella pueda continuar estando presente cuando el pueblo lo necesite. Tendrás q tener la capacidad de buscar en lo más profundo de tu ser formas para hacer que tus ideas sean perdurables, hacer lo imposible para siempre estar listo cuando Cuba y tu pueblo te necesiten’”, apuntó.

“Me decía que era mejor que fuera útil que perfecto. Me enseñó y me exigió crecerme ante las dificultades. Me enseñó a convertir en una luz que ilumina todas mis fuerzas. Me mostró un camino maravilloso, me mostró que mi Patria y mi pueblo eran lo más importante. Me ordenó: ‘Sigue adelante y no te detengas’. Y los deseos de Fidel siempre fueron, son y serán órdenes para mí”, añadió.

Son conocidos los privilegios de Kcho, por su amistad con el fallecido dictador cubano, y con su hermano el militar Raúl Castro.

Leyva Machado llegó a tener en su estudio un centro tecnológico de última generación financiado por Google; y llegó a ser diputado a la Asamblea Nacional hasta su anterior legislatura.

(Con información de Diario de Cuba)