El gobierno de Japón enviara barcos de guerra a unirse a la poderosa flota estadounidense que se encuentra en la península coreana ante las tensiones con Corea del Norte.

Ambos países llevaran a cabo maniobras militares de gran envergadura para disuadir a Corea del Norte de seguir desarrollando su programa nuclear.

Estados Unidos envió el portaaviones USS Carl Vinson y su flota de ataque hacia Corea del Norte junto a un submarino de la clase Ohio con 154 misiles.