El gobierno de la isla decide ceder y dejar de cobrar las donaciones a la población. En menos de 2 días el gobierno de Raúl Castro deroga una resolución que imponía precios a los artículos donados para los damnificados, un hecho nunca antes visto, este suceso tuvo fuertes críticas por parte de la comunidad cubana en el exilio, que buscan garantizar que la ayuda llegue de manera efectiva a los damnificados

El Ministerio de Finanzas y Precios dio marcha atrás a parte de una resolución publicada el pasado martes por la Gaceta Oficial de Cuba que establecía, dentro de un protocolo ante catástrofes naturales, cobrar el “margen comercial” y el transporte de las donaciones a los afectados.

La resolución número 645 de 2017 en su artículo 24.1 inciso c) señalaba que cuando a los damnificados se le hiciera “entrega de productos recibidos como donación (interna o externa)” esta se hacía “sin costo alguno para los mismos”, pero explicaba a continuación que “en estos casos se cobraría el margen comercial, que incluye los gastos de distribución y transportación, según corresponda, por quien la ejecuta”.

Otro artículo se refería a que para los bienes de consumo que se recibieran mediante donaciones y se entregasen “directamente a la población utilizando empresas de comercio minorista o mayorista o a través de transportación propia”, se le cobraría “el gasto de la transportación”, el cual se calculaba “dividiendo el gasto de la transportación entre el valor total de la donación a entregar, determinando el monto per cápita a cobrar a la población”.

Publicada horas después la resolución No. 700/2017, deja inefectiva a la No. 645/2017 y establece que: “Los bienes de consumo que se reciben mediante donaciones y se entreguen directamente a la población utilizando empresas de comercio minorista o mayorista o a través de transportación propia, no tendrán costo alguno para los beneficiados”.

El periodista, Adriel Reyes de Radio Martí consultó a varios cubanos y ellos opinaron:

“Menos mal compadre, eso había creado un estado de opinión muy negativo en la población que se veía bastante desamparada, con el agua al cuello con todas estas cosas. Ha habido mucho desastre”, comentó el periodista independiente habanero Mario Echevarría.

El también reportero independiente, Nilo Alejandro Gutiérrez, lo catalogó como una medida política.

“Es sencillamente porque se aproximan unas elecciones y la mayoría de las personas están ya muy cansadas de la demagogia decorativa de ellos para tratar de lograr que esas personas cambien de opinión, porque todo el mundo está diciendo que no va a votar”, argumentó.

“Desde que yo tengo uso de razón todas se han cobrado (…) siempre pintan un cuento y te la cobran”, añadió la santiaguera María Mercedes Rodríguez.

(Con información de Diario de Cuba y Martí Noticias)