El Gobierno cubano desliza pistas sobre quien será el sucesor de Raúl Castro al frente de la Isla comunista, a poco más de un mes del histórico relevo de poder en Cuba.

Sin embargo la llamada “transición” nos deja con más dudas que certezas; se especula hace algún tiempo que el vicepresidente Miguel Díaz-Canel podría ocupar el cargo de presidente de la República. En el último año, el perfil de esta figura gris que parece estar probado a prueba de bala por su fidelidad al castrismo ha ganado fuerza.

En la actualidad los cubanos dan por hecho que será Díaz-Canel el sustituto.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

De 57 años el primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, fue también ministro de Educación Superior y dirigente del Partido Comunista en las provincias de Villa Clara y Holguín.

Carlos Alzugaray ex diplomático cubano dijo a Efe: “cuenta con una experiencia amplia y exitosa en diversos cargos y ha formado parte del sistema político cubano desde que era un joven dirigente de base”.

No es casual tampoco que la prensa estatal cubana haya difundido en las últimas semanas imágenes de Díaz-Canel reunido con visitas oficiales al país caribeño.

Ha sido Miguel Díaz-Canel quien en los últimos meses ha recorrido territorios que sufrieron el embate del huracán Irma en septiembre, y no Raúl Castro.

El vicepresidente cubano ha supervisado las labores de recuperación, y esto se ha visto como un mecanismo para acercarlo a la gente.

Además estuvo presente en los actos oficiales del 50 aniversario de la muerte de Ernesto Che Guevara en octubre en Santa Clara —donde pronunció el discurso central.

El político de 57 años también hizo acto de presencia en los homenajes a Fidel Castro en la Universidad de La Habana en noviembre de 2017.

El domingo 11 de marzo se celebran en la Isla los “comicios generales” para conformar la nueva Asamblea Nacional, que instaurada el 19 de abril “elegirá” supuestamente a los principales cargos del Gobierno, entre ellos al nuevo presidente de Cuba.

En la Isla sólo es legal el Partido Comunista de Cuba (PCC), y las votaciones suponen en la praxis la ratificación de los nombres de la boleta, no por azar concurren a las urnas 605 candidatos, el mismo número de escaños en el “parlamento”.

Casi nadie se cuestiona que Díaz-Canel sea el sustituto, pero algunos analistas señalan la posibilidad de crear un “poder bicéfalo”, con un presidente en el Consejo de Estado y otro en el Consejo de Ministros.

Diseñada a la medida del poder omnipresente de Fidel Castro, la actual Constitución cubana de 1976 estipula que el presidente del Consejo de Estado es jefe de Estado y Gobierno, por lo que encabeza también el Consejo de Ministros, además de dirigir las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR).

Expertos dicen que eso podría ser cambiado en la pendiente reforma constitucional, para evitar que ninguna figura acumule demasiado poder.

Mientras esperamos esa reforma, si el vicepresidente cubano Díaz-Canel llega a ser realmente el sustituto de Castro, estaríamos presenciando la primera vez en la historia de la Revolución que un civil dirige las FAR.

Por su parte, el casi nonagenario Raúl Castro, conservará un papel relevante hasta 2021, como primer secretario del PCC, el único legal en Cuba “la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado”, subraya la Constitución.

Según Alzugaray, “por primera vez se va a separar la dirección del Partido y del Gobierno. Habrá dos esferas de poder y va a ser interesante ver cómo se conjugan”.

(Con información de Cubanet)