El púgil cubano Luis Ortiz, clasificado en los pesos pesados del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) gozará de una “oportunidad única” para discutir el título ante el actual campeón de la división, el norteamericano, Deontay Wilder, informó el jueves el mexicano Mauricio Sulaimán, presidente del organismo.

El duelo estaba previsto para el 4 de noviembre, pero el King Kong antillano falló una prueba de dopaje, y luego de analizar el caso, el CMB consideró que el cubano, que usó medicamento para controlar su presión arterial y no lo informó, no actuó de mala fe.

En conferencia de prensa el presidente del organismo anunció: “El combate Ortiz-Wilder está programado para el 3 de marzo (en Miami, Florida), será un momento único para Ortiz, será su única oportunidad (de ir por el título)”.

“Ortiz es un boxeador durísimo, noqueó espectacularmente (al estadounidense Daniel Martz en dos asaltos, el 8 de diciembre en Miami), está de regreso, se probó su inocencia en el tema del dopaje y viene con todo contra Wilder”, agregó.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Sulaimán dijo del encuentro que será una especie de semifinal, afirmando que el ganador tendrá un posterior duelo con Anthony Joshua, un británico que ostenta ser el monarca de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), invicto en 20 peleas.

“Es prioridad absolutamente la pelea Wilder-Joshua, pero cuidado con el cubano Luis Ortiz ante Wilder”, hizo saber el mexicano, quien dijo que el ganador enfrentará al británico “en la pelea más esperada en peso pesado” en 2018.

(Con información de Hidrocalidodigital.com)