La delegación estadounidense que participó en la ronda de conversaciones bianuales sobre migración con la parte cubana, reiteró en la cita del miércoles en Washington que en la embajada de La Habana solo otorgará visas de urgencia, y para diplomáticos y responsables gubernamentales que viajen por motivos oficiales, mientras no sea seguro que sus funcionarios regresen a Cuba, refiriéndose a los ataques perpetrados a su personal diplomático, aún no aclarados.

Desde septiembre de 2017, Washington retiró de La Habana a todo su personal gubernamental, excepto el esencial, a causa de los ataques por los que los diplomáticos sufrieron perjuicios a su salud, y síntomas como lesiones cerebrales, migraña, insomnio, pérdida de la capacidad auditiva, entre otros.

Ambas partes analizaron este miércoles la “reducción significativa de la migración irregular de Cuba a Estados Unidos” luego de que entrara en vigor la Declaración Conjunta que eliminaba la política “pies secos/pies mojados”.

EEUU llamó la atención sobre la necesidad de aumentar la cooperación para el regreso de los cubanos con órdenes de deportación en el país.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Por su parte Cuba instó a Estados Unidos a cumplir con su compromiso de emisión de visas para emigrantes conforme a los acuerdos migratorios.

Mediante comunicado, el equipo cubano dijo haber trasladado la preocupación de que la decisión de Washington de suspender la tramitación de visas en la capital cubana daña las relaciones migratorias, los vínculos familiares de cubanos y estadounidenses, y perjudica los intercambios institucionales.

“La emigración irregular de cubanos expone a los participantes a convertirse en víctimas de traficantes y de bandas asociadas al crimen organizado que se dedican a la trata de personas y otros delitos asociados”, añadió.

(Con información de CubaNet)