“Me da pánico salir a la calle. Pienso que va a pasar algo”, contó una cubana de 36 años que fue víctima del ataque terrorista en las Ramblas de Barcelona el 17 de agosto del pasado año, y vive con las secuelas de ese terrible evento.

En 2016 Yanisbel Cera Lazo arribó a España con su esposo, Esteban Navarro, un catalán de 53 años con quien tiene dos hijos de 12 y 14 años.

Ambos viven en Coma-ruga, donde Navarro tiene un negocio de alquiler de bicicletas y de motos.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Cera Lazo resultó herida de gravedad en el atentado en ese país, pasó cinco días en coma, y logró sobrevivir.

La cubana se mueve aún con dificultad, explica que las tareas del hogar suelen ser una “tortura”, pues fue arrollada y sufrió un derrame cerebral y contusiones por todo el cuerpo.

“En ocasiones hablando me quedo en blanco”, expresó.

Yanisbel cuenta que ese día salió con sus dos hijos, su hermana y su sobrina de cinco añitos, su familia había viajado a España desde la Isla para vacacionar con ella y sus niños.

“La Rambla es de lo más emblemático y fuimos”, narró, la isleña además dijo que ese día quiso visitar el mercado de la Boquería, sin embargo lo único que puede recordar es cuando entró al lugar.

Sus recuerdos posteriores son de la cama del hospital, al cabo de los cinco días.

“Lo que pasó me lo contaron mi hermana y mis hijos. Mis hijos y yo fuimos de los últimos a los que atropellaron”, explicó.

Actualmente una psicóloga la ayuda a trabajar con esas lagunas mentales a raíz del siniestro.

Según Yanisbel la furgoneta de los terroristas la arrolló y arrastró unos metros, no recuerda haber visto, ni sentir nada, detalla la historia según se la contaron a ella.

Fue trasladada a un hospital, y los niños a otro; su hermana y su sobrina permanecieron con sus hijos.

Trece horas tardó su esposo en localizarla, ya que la cubana no llevaba documentos encima.

“Me dijeron que había cuatro mujeres heridas con las mismas características y la Cruz Roja me llevó a verlas a todas. Así la encontré”, comentó el catalán.

Yanisbel dice que su vida dio un gran giro luego del atentado, su esposo ha tenido que hacerse cargo de la casa, el negocio y los hijos, ella aún no puede despegarse de ese fuerte suceso.

“Sin querer llevo un año recordando el atentado. No lo olvidaré nunca. Mi niño evade el asunto. Él sí que estuvo consciente todo el tiempo. Un día le pregunté cómo se sentía. Él me dijo: yo lo único que quería en ese momento era ver que te levantabas del suelo”, argumentó.

El 17 de agosto del pasado año, conocido como el 17A se produjeron en las ciudades de Barcelona y Cambrils, comunidad autónoma de Cataluña, España una serie de ataques terroristas por parte del Estado Islámico.

La cubana resultó ser víctima de un atropello masivo con una furgoneta en Las Ramblas de Barcelona, el mismo dejó un saldo de 16 muertos, y 131 heridos.

(Con información de Diario de Cuba)