Raúl Castro admitió hoy en un discurso a la nación que la economía de Cuba era un desastre y se debía cambiar o se destruiría todo (más de lo que está). Urgió a dirigentes y ciudadanos a rectificar los errores o de lo contrario el país se hundiría. Castro hizo hincapié en errores cometidos y la necesidad que nunca más se repitan por el futuro del país, Castro defendió sus reformas como que no conducirían al capitalismo y que jamás se permitiría la acumulación de riquezas, culpo a dirigentes de mentir en informes y de no cumplir el presupuesto. Pero acaso no es un descaro de los Castro exigir al pueblo después que Fidel Castro fue quien condujo al país por el camino desastroso que se encuentra ahora y no fue Raúl quien apoyo cada una de las malas decisiones económicas que se tomaron en Cuba sin contar las políticas. En cualquier otro lugar del mundo por muy atrasado o malo que sea ningún gobierno hubiera continuado después de semejante desastre, como pretenden arreglar el país los mismos que lo destruyeron?, cuando además son un grupo de viejos con ideas atrasadas y llenos de intereses políticos tratando de mantener su propia subsistencia que no dejan al pueblo de Cuba avanzar y tener una vida mejor. Si estos hipócritas que gobiernan Cuba de verdad quisieran mejorar el país deberían hacerse un lado y dejar que el pueblo de Cuba busque otro camino que no sea el impuesto hasta ahora.