Una corte del sur de la Florida falló en contra de la apelación presentada por el Movimiento Democracia que defendía a 24 balseros que llegaron a Estados Unidos el pasado mes de mayo y se refugiaron en el American Shoal Light con el objetivo de acogerse a la entonces vigente política pies secos/pies mojados, reporta El NUevo Herald.

“Aunque la decisión fue adversa no podemos decir que perdimos el caso porque en realidad la mayor parte de estos jóvenes cubanos llegaron a un país de libertad”, aseguró Ramón Saúl Sánchez, presidente del Movimiento.

Los “balseros” fueron reubicado en Australia como parte de un convenio de la administración Barack Obama, mismo que Trump definió como estúpido. De los 24 solo 17 pudieron beneficiarse de ello, puesto que los otros 7 fueron regresados a la isla tras no ofrecer un testimonio creíble.

“Debemos agradecer a las autoridades que se comprometieron a llevarlos a Guantánamo y no regresarlos a la dictadura de la cual escapaban y también a los abogados que tomaron este caso gastando miles de dólares por un simple gesto de solidaridad”, agregó Sánchez.

La defensa de los cubanos se enfocó en demostrar que el faro, cerca de los Cayos de la Florida, formaba parte del terrritorio norteamericano, lo que les permitiría solicitar refugio.

Asimsimo, los abogados, bajo la tutela de Ben Kuehne, quiso demostrar que la Guardia Costera procedió, ante un caso complicado, sin pedir ayuda y basándose solo en sus reglas internas.

“Algún día Cuba será libre y los nombres de todos aquellos que han colaborado en darle libertad a los cubanos serán recordados cálidamente en el alma de nuestra nación”, añadió Sánchez.