El campeón mundial de la Ultimate Fighting Championship (UFC), Michael Bisping, expondrá su título ante el canadiense George St. Pierre, conocido como GSP, de acuerdo a las últimas aclaraciones sobre el tema del propio CEO de la mayor empresa de artes marciales mixtas, Dana White.


Esto significa que el cubano Yoel Romero se queda nuevamente con las manos atadas y no podrá pelear por la corona de las 185 libras, a pesar de contar con un excelso recorrido.

“Mi pelea con Bisping eventualmente sucederá. Incluso si Bisping pierde ante GSP, yo venceré a GSP, y le ofrecerán la pelea a Bisping porque tenemos cuentas pendientes. Me encantaría enfrentar a GSP porque sé que nuestros estilos representarían una buena prueba para ambos”, expresó “El Soldado de Dios” ante la peliaguda situación.

La afición de esta mediática disciplina esperaba que el británico expusiera su reinado ante el caribeño, quien había hecho la tarea al vencer a Chris Weidman con un impactante rodillazo volador en el evento UFC 205, organizado en noviembre.

Sin embargo, la historia tuvo un giro inesperado después de que todos los medios de prensa dieran como seguro un enfrentamiento que esperan millones de personas. Al parecer nació la hipocresía en la UFC, que siempre había enfrentado a los mejores de las respectivas categorías, algo que no ocurre habitualmente en el boxeo, por ejemplo.


Aunque lo más insólito es que Georges St-Pierre, quien dominó en el pasado el peso welter en dos ocasiones, no pelea desde 2013 y ni siquiera aparece en el ranking actual, listado en el cual Romero aparece como retador número uno.

«No hay ningún lugar donde Bisping me pueda vencer”, manifestó Romero hace unas horas al sitio web FloCombat, a través de un traductor. «Ni dentro del octágono, ni fuera. Tal vez debería dedicarse a hacer películas. Allí si puede seguir pretendiendo que puede luchar”, añadió el subcampeón olímpico en lucha libre de Sídney 2000.

“Me han dicho que va a ser en mayo y están esperando que se recupere, cuando lo haga, me dirán el día”, llegó a señalar hace unas semanas el gladiador cubano confiado en que la pelea iba sí o sí.

Al final, la realidad es completamente diferente y se resume en que el inglés Michael Bisping, rey de los Middleweight, enfrentará a un excampeón llamado George St Pierre. El resto fue puro humo.