Billete de 500 pesos cubanos, Foto: Cuba en Miami

Agradece el escritor cubano Marco Antonio Calderón, en redes sociales la honradez de un vendedor, cuando él se equivoca y le da un billete de 500 pesos, cuando en realidad debió darle uno de 5 pesos y el empleado le rectifica el error, devolviéndole el dinero.


Esto ocurrió en el mercado de Sancti Spíritus, en el puesto del vendedor llamado Luisito, que por el pago de la compra que le hizo, le dio un billete de 20 pesos y uno de 5 que en total debía pagar 25 pesos por el producto comprado. Sin embargo, se confundió y le dio un billete de 500 pesos en vez del de 5.

El vendedor en un acto de honradez le devolvió el billete haciéndole ver el error cometido, lo que asombró a Calderón que publicó en redes sociales lo ocurrido:

“Ahora comparto esta historia para cuando usted busque una persona íntegra llegue a la Plaza del mercado e indague por Luisito, en él encontrará la utilidad de la virtud que soñó Martí. Vuelvo a tener fe en el mejoramiento humano”

Por su puesto usuarios de las redes sociales comentaron en el post reconociendo la integridad del vendedor Luisito:

“Felicidades a ese hombre honrado. Dios le premie con salud y prosperidad”, comentó el usuario Armando Ramírez.


“Si es muy buena persona yo siempre q puedo compró con él y además muy atento con los clientes”, dijo Noemí Albelo, ratificando lo planteado por el escritor Calderón en su post.

“Todavía hay personas serias e íntegras. Ese es uno de ellos. Mucha salud para él y todas las personas que sean así. Que sí las hay. Felicidades por el Día del Amor. Excelente acción de su parte”, expresó Carlos Antonio Izaguirre.

Otra usuaria nombrada Rosalinda Campanioni manifestó:

“Es mi amigo de muchos años; bella persona muy honesto con cualidades excepcionales además de excelente en su trabajo; tiene una bella familia que quiero felicitar por el día del amor y la amistad deseándole mucha salud y amor”

Según la usuaria Inés Pérez dijo que en Cuba, rige “La ley de la selva”, y las personas hacen lo necesario para sobrevivir: “a veces sin importarle la suerte del prójimo”.

Por lo que la actitud de este cubano honrado es de admirar, actos como estos en estos tiempos es considerado como un verdadero  milagro.