La presidenta de la agencia Tocororo Travel, Yuleika Pérez, vaticina que los vuelos chárter no tendrán disponibilidad para cubrir la alta demanda, tras la suspensión de los vuelos a varios destinos de Cuba por parte de aerolíneas estadounidenses, por lo que se espera se transforme el escenario de los viajes a la Isla en los meses venideros, informa CubaNet.


Pérez advirtió que las opciones para viajar en fin de año a Cuba, no alcanzarán para todos los viajeros.

Por su parte, las líneas aéreas American Airlines y Southwest reembolsarán a los clientes los precios de las reservaciones posteriores al 10 de diciembre, en el caso de American, la aerolínea dio a conocer permitirá a los viajeros reorganizar sus fechas de vuelo previstas para antes del 10 de diciembre, o que vuelen a la capital cubana en la fecha que escojan.

Según declaraciones de la directiva de Tocororo Travel a la cadena de Univisión «dar esa noticia para cuando ya todos los vuelos de diciembre, en el segmento más alto, que es el 26 de diciembre con regreso antes del 8 de enero, están programados, es muy complejo», en alusión a la sanción de la administración de Donald Trump al régimen de La Habana por su intromisión en Venezuela.

Para los que ya reservaron vacaciones con sus familiares en hoteles e instalaciones turísticas de la Isla, la suspensión de los vuelos supondrá un problema mayor.


«Otro problema que se presenta no es solo en los vuelos, sino en los carros, hoteles y demás, pues las personas planean esos viajes con anticipación», añadió Pérez.

No obstante, la ejecutiva dijo que aunque una opción para paliar el problema, puede ser reprogramar los vuelos regulares hacia La Habana, ella asegura que el aeropuerto José Martí no tiene suficiente infraestructura para recibir ese volumen de viajeros.

Otra preocupación para muchos es que la suspensión de vuelos regulares puede traer como consecuencia se disparen los precios de los chárter.

Antiguamente, los vuelos chárter oscilaban entre 600 y 800 dólares, fue luego del restablecimiento de los viajes regulares de aerolíneas norteamericanas a Cuba, implementados por la administración Obama, que los precios de los mismos descendieron.