El actor estadounidense Vin Diesel, quedo enamorado de Cuba desde la filmación de Rápido y Furioso en La Habana, Cuba.

El actor recorrió el malecón conduciendo un almendrón ante la mirada sorprendida de los cubanos.