El vídeo de un oso polar sentado en la más absoluta soledad sobre una lengua de tierra en la isla de Barter le ha puesto los pelos de punta al mundo y ha despertado conciencias sobre la realidad del cambio climático.

El oso estaba radiado de tierra donde lo que debía haber era nieve dejando al animal sin la posibilidad de alimentarse.

“Esta es una escena aplastante que todavía me atormenta, pero sé que debemos compartir tanto lo bello como lo desgarrador si queremos derribar los muros de la apatía. Así es como se ve el hambre. […] Es una muerte lenta y dolorosa. Cuando los científicos dicen que los osos polares se extinguirán en los próximos 100 años, pienso en la población mundial de 25.000 osos muriendo de esta manera.” escribió el autor del video que lo hizo para un trabajo de National Geographic.

El cambio climático es una realidad aunque muchos quieran ignorarlo.