Vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence

El vicepresidente Mike Pence canceló un viaje de trabajo a Florida programado para el 2 de julio debido al aumento exponencial de casos de coronavirus en el estado, pese a que en la agenda había una reunión con el gobernador Ron DeSantis para hablar justamente de la pandemia.


Además, se canceló indefinidamente el mitin político que Pence tenía pensado realizar ese día en Sarasota como parte de la campaña de reelección del presidente Donald Trump.

La presencia de Pence reavivó la polémica de hacer reuniones masivas de campaña mientras hay un ascenso en los casos de Covid-19 en el país.

Florida reportó 9,585 nuevos casos de coronavirus el sábado, un récord para un solo día en el estado, incluidos 98 en condado de Sarasota.

El Partido Demócrata de Florida se pronunció por el acto de Pence en Florida asegurando que el vicepresidente «no puede defender la respuesta fallida de Donald Trump a la pandemia del coronavirus a medida que siguen aumentando los casos en Florida», dijeron en un comunicado.