Vicepresidenta del Parlamento Europeo dijo que la UE debería proceder a suspender Acuerdo con Cuba, por violaciones a los DDHH/Imágenes tomadas de redes sociales

La eurodiputada Dita Charanzová, vicepresidenta del Parlamento Europeo no ha dudado en criticar el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación que firmó la Unión Europea con Cuba en 2016.

Charanzová expresó que es hora de darse cuenta de que la estrategia actual de la UE «no está funcionando en beneficio del pueblo cubano».


«La violación de derechos humanos es un incumplimiento de nuestro Acuerdo y no debe tolerarse», añadió.

«La situación de los derechos humanos no ha hecho más que empeorar en Cuba desde que entró en vigor el Acuerdo», reconoció.

Según la cuenta de Renew Europa en Twitter, la eurodiputada comentó luego que la «UE debería proceder a suspender el Acuerdo», mientras no se vean mejoras importantes.


«Hago un llamamiento al Alto Representante para que deje claro este mensaje hoy», sostuvo.

Pese a que en Cuba no solo persisten las violaciones a los derechos humanos, sino que se han incrementado durante el último año, con la excusa de la pandemia de Covid-19, la Unión Europea (UE) fortalecerá sus relaciones con el régimen, indicó en Twitter el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla.

«Tenemos la convicción de que los debates entre Cuba y la Unión Europea contribuyen a la consolidación de nuestras relaciones, potencian los elementos que nos unen y nos permiten tratar con respeto nuestras diferencias», tuiteó el ministro de Exteriores de la dictadura junto a un vídeo en el que expresa que «los debates contribuirán a la continuidad de un diálogo político», precisó el vocero del régimen.

Un reporte de Martí Noticias que cita a la agencia EFE, detalla que Cuba y la Unión Europea concordaron en la relevancia de «consolidar el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación (ADPC), firmado en 2016 y en vigor provisionalmente desde noviembre de 2017».

En en el encuentro en el que participó Rodríguez Parrilla en representación de La Habana, ambas partes «exploraron las prioridades de la cooperación para los próximos siete años y se debatieron sobre la implementación y el seguimiento de los diálogos políticos y de políticas sectoriales».

Para Josep Borrell, alto representante de la Unión Europea(UE) para la Política Exterior, «no hay tabúes a la hora de poner sobre la mesa puntos de acuerdo y de desacuerdo».