La prensa oficial cubana ha denunciado la venta ilegal de “croquetas caseras” en establecimientos estatales en La Habana, de la cadena de kioscos “Di tú” de comida ligera, y lo ha calificado como un “negocio redondo”, detallando que esto sucede a sabiendas de administrativos y dependientes.


El diario estatal Granma, ha revelado que al vender los alimentos hechos en casa, como si fueran de la empresa estatal proveedora, el producto no cumple con los requisitos sanitarios, ni tiene el mismo tamaño ni color que las procedentes de la fábrica del Gobierno.

Así mismo se menciona, que las croquetas, son los alimentos más demandados de la cadena de kioscos.

“La venta de croquetas ‘caseras’ en los ‘Di tú’ de la capital es un ejemplo de lo que sucede a la vista de todos y, aparentemente, ni administradores ni vendedores se enteran o, en el mejor de los casos, aluden a que eso no ocurre en sus establecimientos”, subraya el periódico cubano.

La población se queja de que las populares “croqueticas del Di tú” ahora vienen más reducidas en tamaño, y su masa ha cambiado de color, como los condimentos.


Julio Alfonso, vecino de la barriada habanera del Cerro advierte que en ocasiones “la hacen tan perfecta que te venden gato por liebre y ni te percatas”.

Los capitalinos están de acuerdo en que “el problema se ha hecho general”, y se extiende a casi todos los establecimientos de La Habana, que son parte de esta cadena.

Berta del municipio 10 de Octubre, explica: “resulta un negocio redondo, porque la croqueta es lo que tiene más salida (venta) en estos lugares, y aprovechan ese margen para venderle a la gente otras que traen los particulares, y entre todos se reparten las ganancias”.

El órgano oficial del Partido Comunista (PCC), no precisa si las croquetas industriales que deben vender estos kioscos son comercializadas por otras vías irregulares.

En los kioscos de la cadena estatal, que están por toda Cuba, se venden además de croquetas, albóndigas, chorizos y pollos fritos a precios relativamente reducidos de acuerdo al resto de los comercios del Gobierno cubano, donde los productos suelen ser caros.

Las croquetas se venden a diez centavos CUC (peso convertible), cuando el salario promedio en la Isla es de 30 CUC mensuales.

Los directivos de la estatal Grupo Empresarial de la Industria Alimentaria conocen las “insatisfacciones de la población” hacia las croquetas, detalla Granma.

Se han recogido quejas que obligaron a la empresa productora a realizar muestreos en 2016, cuando según la presidenta del Grupo, Iris Quiñones, se comprobó que “el 75 % de las muestras eran introducidas por otras vías”.

(Con información de Diario de Cuba)