El martes agentes de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) intentaron arrestar a un menor de edad en la barriada habanera Los Pocitos, municipio Marianao, en la capital.


Vecinos de la localidad se sintieron indignados, y acudieron en auxilio del menor para evitar su arresto.

En calle 85, entre 136 y 138, tuvo lugar el incidente, allí unas 60 personas fueron testigos de cómo un oficial de la PNR cacheó y detuvo de forma violenta y arbitraria a un menor de edad.

Todo comenzó en horas de la mañana del día 2 de enero, cuando dos oficiales de la PNR a bordo de una patrulla con número 412 se personaron ante unas 12 personas, jóvenes y niños, culpándolos de estar jugando de manera ilícita e intentando arrestarlos, de acuerdo al testimonio de los allí presentes.

Algunos muchachos de la zona se estaban divirtiendo en un juego de canicas, cuando de manera abrupta los agentes de la PNR aparecieron para detenerlos, relata Dasnoy Pérez, testigo del suceso.


“Tuvimos que salir para afuera a acudir porque eso es una falta de respeto de la Policía”, dijo Pérez.

El testigo presencial añade que un agente, al tiempo que le pedía el carnet de identidad, le prohibió grabar con su celular lo que estaba pasando.

María Caridad Labrador, otra testigo, detalló que los niños estaban jugando bolas y que por tal razón, algún vecino molesto llamó a la policía.

“Se encarnaron en un muchacho que estaba parado ahí, se lo querían llevar esposado y nosotros no permitimos eso”, asegura Labrador, quien agregó que durante el hecho los agentes le faltaron el respeto y la amenazaron.

Otra residente en la zona, Aliuska Gómez, dijo no pudo constatar lo ocurrido, ya que el oficial impidió a Dasnoy filmar el incidente con su celular.

“Vinieron varias patrullas amenazando a personas del barrio, querían llevarse a niños que son menores de edad”, comentó.

Como los vecinos impedían el arresto del menor, cuatro autos patrullas y unos ocho agentes se personaron en la barriada.

Uno de ellos, a bordo de la perseguidora 188, exigió de manera agresiva ante la multitud la aparición del joven rescatado, declaró que muchos de los presentes escondían delincuentes en sus viviendas, y los citó a comparecer el día 3 de enero en la sexta unidad policial de Marianao.

(Con información de Cubanet)