Varados en un campamento rural en Costa Rica medio centenar de cubanos/Imagen tomada de Martí Noticias

Varados en un precario campamento en la zona rural de La Cruz de Guanacaste, en Costa Rica, alrededor de medio centenar de cubanos, entre ellos niños, embarazadas y personas discapacitadas, informa CubaNet citando reporte de Martí Noticias.


Esta cifra de migrantes forman parte de un grupo más grande de 400 isleños que desde el pasado mes de agosto desandaban la localidad de Peñas Blancas, que hace frontera con Nicaragua.

«Hay tres embarazadas y tres niños, uno con discapacidad física», aseguró Adam Ramírez Arango, uno de los migrantes.

Según Ramírez, son 48 personas las que quedan en el campamento, 27 hombres en total, 18 féminas y los tres menores mencionados.

El migrante también precisó que el resto de los cubanos partieron sin ningún documento que los ampare rumbo a la frontera mexicano-estadounidense, pese a la situación que se vive a nivel mundial con el Covid-19.

Dado el panorama actual, Costa Rica ha decidido dejar a los cubanos en su territorio, y no optar por la deportación.


Repartidos en ocho carpas, viven entre 10 y seis cubanos, víctimas de las condiciones climatológicas; la atención sanitaria del campamento se encuentra a cargo de una médico y de dos ambulancias con personal, que laboran en ese sitio de 7:00 am a 4:00 pm.

De acuerdo a Ramírez, «cuando llueve casi perdemos lo poco que tenemos porque la lona de las carpas no aguanta y penetra el agua. Agua y lodo, es lo que tenemos».

Mientras tanto los migrantes de la Isla denuncian a la Agencia de Naciones Unidas para Refugiados, (ACNUR) por su mala gestión para con ellos.

«Nunca nos ayudaron, siempre nos dejaron en pausa y ningún funcionario del gobierno ha venido a dar la cara», indicó el antillano José Angel López.

Más de 1.000 migrantes procedentes de Cuba ha contabilizado la ACNUR en Costa Rica en lo que va de 2020.