Varado en Holguín, y hostigado por la policía política un cubano residente en España/Imágenes tomadas de Diario de Cuba y redes sociales

Wilson García Zaldívar, cubano residente en España, se quedó varado en Holguín desde marzo pasado por la pandemia de Covid-19, y ahora se ha convertido en víctima de persecución política por atreverse a denunciar la realidad de la Isla, informa Diario de Cuba.


Zaldívar quien decidió viajar al país caribeño por tres meses para pasar tiempo con su familia y sigue en la Isla, explica que «Cuba es un caos…Esa es la palabra con la que puedo definir la situación que encontré acá», puntualiza.

El isleño ya ha sido amenazado, las autoridades le han dicho que un vez salga del país, le prohibirán volver a entrar, y no podrá ver a sus hijos, nietos, hermanos, ni a sus padres, pero al respecto aclara:

«No, no tengo temor a las amenazas del régimen. Lo que me provoca no es temor, es indignación al ver mis derechos, universales y constitucionales, pisoteados por los esbirros del régimen. Miedo no tengo a nada de lo que me pudieran hacer».

García Zaldívar envió una carta de denuncia al Consulado Español en Cuba, a la sede del Parlamento en España y al Parlamento Europeo en Bruselas, en ella detalla «el sufrimiento de su pueblo» y da a conocer «la hambruna, miseria, la falta total de derechos, la sistemática violación de la Constitución de Cuba impuesta por este régimen, y la inexistencia de espacios legales dentro de nuestro país, para reclamar y denunciar los desmanes de este ‘Gobierno’ en materia de derechos humanos…».


Según el exiliado que no se encuentra afiliado a ninguna organización política, «la escasez y el desabastecimiento, sumado a los elevados precios de los productos más elementales de subsistencia hacen de la vida cotidiana del cubano una pesadilla… «

«Hay que vivirlo para saber la envergadura y profundidad de la situación caótica», lamentó.

Wilson se negó a asistir la semana pasada a un interrogatorio en una unidad policial de Holguín. El 8 de septiembre pasado fue detenido por la Seguridad del Estado, por el simple hecho de fotografiarse frente al busto de José Martí en el parque del mismo nombre, de la provincia.

García Zaldívar dice que el régimen busca fabricarle un delito para encarcelarlo, también por ello solicitó a España, «a la Comunidad Europea y a la Comisión Europea de los Derechos Humanos», que valoren sus denuncias.