COVID-19 vacuna. Foto: Pixabay

La primera vacuna COVID-19 probada en los EE. UU. aceleró el sistema inmunológico de las personas tal como esperaban los científicos, informaron investigadores el martes.


«No importa cómo se corta esto, estas son buenas noticias», dijo a The Associated Press el Dr. Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas del gobierno de EE. UU.

La vacuna experimental, desarrollada por los colegas de Fauci en los Institutos Nacionales de Salud y Moderna Inc., comenzará su paso más importante alrededor del 27 de julio: un estudio de 30,000 personas para probar si las vacunas son realmente lo suficientemente fuertes como para proteger contra el coronavirus.

El martes, los investigadores informaron los resultados ansiosamente esperados de los primeros 45 voluntarios que se arremangaron en marzo. Efectivamente, la vacuna proporcionó un impulso inmune esperado.

Esos primeros voluntarios desarrollaron lo que se denomina anticuerpos neutralizantes en su torrente sanguíneo, moléculas clave para bloquear la infección, a niveles comparables a los encontrados en las personas que sobrevivieron a COVID-19, informó el equipo de investigación en el New England Journal of Medicine.


«Este es un elemento esencial que se necesita para avanzar con los ensayos que realmente podrían determinar si la vacuna protege contra la infección», dijo la Dra. Lisa Jackson del Instituto de Investigación Kaiser Permanente Washington en Seattle, quien dirigió el estudio.

Aunque no hay nada garantizado los científicos esperan tener la vacuna lista para ser usada a finales de este año o principios del 2021.