Aproximadamente 40 millones de números de Seguridad Social fueron robados y utilizados por inmigrantes sin documentos y otros para conseguir trabajo, según el instituto conservador de investigación Immigration Reform Law Institute.


De 2012 a 2016 hubo “39 millones de casos en los que los nombres y los números de la Seguridad Social en los formularios de impuestos W-2 no coincidían con los registros correspondientes de la Seguridad Social”, de acuerdo a datos tomados de la agencia de Seguro Social por el instituto de investigación.

Los inmigrantes indocumentados utilizan un “mercado negro próspero” para obtener los números de Seguridad Social que se solicitan para conseguir un empleo, reporta Mundo Hispánico.

La situación empieza durante la presidencia de Barack Obama, cuando el mandatario tomó la decisión de aprobar la amnistía para unos 700 mil inmigrantes más jóvenes ingresados en los EEUU, en virtud de su programa DACA, para los que llegaron en la infancia, algunos de ellos llamados “dreamers”.

Obama dejó de enviar las llamadas cartas de “no correspondencia”, a los empleadores en las que se les notificaba que los números utilizados por los empleados en los formularios de salarios no coinciden con su identidad.


(Con información de Mundo Hispánico)