Universidad de Ciencias Médicas de Holguín toma represalias con estudiante de estomatología que apoyó a colegas médicos en la denuncia del colapso sanitario/Captura de pantalla y redes sociales

Expulsado de las labores que realizaba en la Universidad de Ciencias Médicas de Holguín, el estudiante de estomatología, Alberto Góngora Mulet, quien apoyó en redes sociales a los médicos cubanos que denunciaron el colapso sanitario en la Isla, y que salieron a rechazar las declaraciones del primer ministro del régimen Manuel Marrero Cruz, quien a su vez los culpó de los problemas en Salud Pública que han causado quejas en la población.

El estudiante había estado apoyando a la Universidad en el enfrentamiento de la pandemia, en medio del pico de contagios de Covid-19, pero en represalia por manifestar su apoyo a colegas, fue apartado de las labores por Luis Rafael Gámez Leyva, presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) y vicepresidente de la Universidad de Ciencias Médicas de Holguín.


«Mi presidente de la FEU @gamezleyva_cu me ha llamado para informarme que NO me presente hoy a la Mesa Coordinadora Provincial, donde me encontraba trabajando en apoyo a la situación sanitaria en Holguín», reveló Góngora Mulet en un hilo de Twitter.

«Me ha orientado además que “si quiero, tuitee esto también, para darme retuit”; por eso lo hago», agregó.

«Conclusión #1: ¿Por qué me expulsaron? Por disentir. Por hablar. Por dar mi opinión. Por pensar. Simplemente: por ejercer mi derecho a la libertad de expresión», indicó.


«Me expulsaron para poder desacreditarme más fácilmente. El trabajo que me encontraba realizando era de considerable importancia. Al separarme de él, es sencillo afirmar que soy un gusano más que no hace nada importante por la sociedad y sólo se dedica a criticar en redes», sostuvo.

No obstante, ante la grave situación que tiene su provincia con los contagios, el estudiante quiere seguir ayudando, y dijo iría a su Consultorio del Médico de la Familia para que lo ubiquen en las pesquisas o en la vacunación.

«Conclusión #3: ¿Debería callarme? No. Definitivamente no. Cada día me doy más cuenta de que las cosas no andan bien, y es precisamente por haber callado durante tanto tiempo», puntualizó.