Los incendios forestales que han cobrado al menos 31 vidas en California continúan, mientras los funcionarios ayudan a los familiares a encontrar a cientos de personas desaparecidas.

El condado Butte de donde son muchas de las personas desaparecidas, es donde el fuego ha azotado más fuerte.

El alguacil del condado informó el domingo en la noche que unas 228 personas permanecen perdidas a causa del incendio, por otra parte 107 han sido encontradas, y permanecen en refugios.

El forense Kory Honea dijo que su oficina había recibido más de 550 llamadas de personas buscando a sus seres queridos.


La ciudad de Paradise, donde vivían más de 26 mil personas, ha quedado destruida por el incendio.

Al norte de California han muerto 29 personas, y más al sur cerca de Los Ángeles, el incendio de Woolsey ha cobrado dos vidas.

El Servicio Nacional de Meteorología advirtió el lunes temprano que se esperaba que los peligrosos incendios continúen en California.

Honea informó que diez equipos de búsqueda y recuperación, de médicos forenses estaban ayudando a hallar los restos de las víctimas del incendio.

En Camp Fire se han quemado 111.000 acres en todo el norte de California, y el fuego se ha contenido un 25% a partir del domingo en la noche, unos 6.700 edificios han sido destruidos.

En el sur de California, en Woolsey y Hill, el incendio se ha extendido 85.500 acres, y estaba contenido en un 15% ayer tarde.

El más pequeño Hill Fire cubrió 4.531 acres y estaba contenido en un 75%.

Los incendios han provocado la destrucción de 179 estructuras en total, mientras otras 57.000 están amenazadas, según los bomberos.

Más de 300 mil personas han sido obligadas a abandonar sus hogares en todo el estado, en el condado
Los Ángeles fueron evacuados 170.000.

(Con información de Local 10 News)