Mercedes Naranjo Carnesoltas, madre de una niña cubana con una rara enfermedad, ocupa en local estatal en Luyanó (Imagen, captura de pantalla ADN CUBA)

La madre de una niña cubana que padece neuropatía sensitiva autonómica hereditaria tipo IV, una enfermedad muy rara y poco conocida en el mundo, por los pocos casos que existen ha decidido ocupar un local abandonado en Luyanó por su situación con la vivienda, informa ADN Cuba.


María Elena Carnesoltas, abuela de Yahaira Diéguez Naranjo explicó la triste situación que han sufrido con su nieta, que vive en su casa, una vivienda que presenta muy malas condiciones para cualquier ser humano, un caso se complica aún más si se trata de una niña enferma.

La madre de la pequeña, Mercedes Naranjo Carnesoltas, cansada de esperar a que su problema sea atendido por el Gobierno municipal de Diez Octubre, tras más de dos años recurriendo a múltiples instancias y esperando, ocupó un local estatal, que se encuentra en la Calle Enna entre Manuel Pruna y Rosa Enríquez, Luyanó, que ahora se encuentra abandonado.

La mujer que ocupó la antigua fábrica junto a otro grupo de mujeres con sus hijos, que presentan problemas de vivienda similares, dice que no saldrá del local «a menos que venga Miguel Díaz-Canel porque estoy cansada de las mentiras y las promesas».

«Mi casa está a punto de derrumbarse, ya mi hija tiene cinco años y en cualquier momento se me muere porque no tiene la calidad de vida que recomiendan sus médicos porque su enfermedad es incurable», explicó Mercedes Naranjo.


Junto a la madre de Diéguez Naranjo, otras veinte mujeres, tres de ellas embarazadas, y alrededor de 25 niños ocuparon el local en Luyanó.

Pero de la veintena de madres, solo dos revelaron su precaria situación, las demás confían en que el Gobierno resolverá sus problemas.

Juana Mercedes Martínez Gutiérrez, madre de un menor de edad diagnosticado con retraso mental moderado, contó que vive en una casa de madera que se está cayendo, desde hace cinco años se presentó ante Vivienda, y solo ha recibido «peloteo, chantaje y propuestas de sobornos».

«Hasta me han dicho que con 500 CUC te damos una propiedad a nombre de quien tú quieras en una semana… ¿de dónde voy a sacar ese dinero si tengo que vivir de alquiler en alquiler? Según la trabajadora social yo tengo hecho un expediente, pero resulta que no aparece», lamentó la mujer.

«Nosotras estamos aquí todas por casos graves de viviendas, donde los Gobiernos municipales [Diez de Octubre y Cerro] no nos dan una respuesta a nuestros problemas», detalló Yaquelín Téllez Hernández, quien vive en condiciones infrahumanas junto a su hija y dos nietos en su residencia de origen.

Téllez Hernández dijo además que en la Costitución cubana «no existe el desalojo» como figura jurídica, en respuesta a las amenazas de las autoridades.

Una funcionaria de la dirección municipal de Albergues, y el antiguo director de la fábrica se personaron en el local, y las amenazaron con el «desalojo».

Oficiales de la Policía custodian el local durante 24 horas, lo que ha obstaculizado la entrada de agua y alimentos para los niños y sus madres, que se encuentran allí sin energía eléctrica o agua potable.