Asedio policial contra las Damas de Blanco en todo el país (Imagen de redes sociales)

En una nueva oleada represiva este domingo, la Seguridad del Estado arrestó a unas 24 Damas de Blanco que intentaron asistir a misa en diferentes iglesias cubanas, como parte de la campaña Todos Marchamos por la liberación de los presos políticos en la Isla, informa Martí Noticias.


En conversación con Radio Martí, la líder del grupo opositor femenino, Berta Soler, reveló información al respecto.

Según la activista, 13 Damas de Blanco pudieron asistir a misa en el día de ayer en la provincia de Matanzas, y durante la semana otras 14 pudieron acudir a los servicios religiosos en diferentes iglesias del país caribeño.

Soler apuntó que un total de 14 activistas fueron detenidas en esa provincia.

Al oriente, en Santiago de Cuba, dos Damas de Blanco pudieron acudir a misa, simultáneamente en Santa Clara y Guantánamo, las autoridades detuvieron a una activista en cada provincia.


Mientras en La Habana la represión se recrudeció con ocho arrestos de féminas, «algunas de ellas fueron amenazadas y advertidas de que no la quieren el domingo 24 en la calle» explicó Soler haciendo alusión a la próxima semana, cuando el régimen cubano someterá a referendo su nueva Constitución.

También en la capital cubana unas siete mujeres miembros del movimiento opositor lograron llegar a misa el domingo, al tiempo que unas diez asistió a la iglesia durante la semana, burlando los sistemas de vigilancia del aparato represivo.

Gladys Capote, una de las Damas de Blanco detenida en La Habana, fue interrogada durante cinco largas horas en una unidad policial.

Capote denunció ser víctima de amenazas, advertida por los agentes de la tiranía que su vivienda tendrá custodia policial desde el sábado próximo, vísperas del 24 de febrero.

Las Damas de Blanco acostumbran asistir a misa para reunirse y orar por la libertad de los prisioneros políticos en Cuba, a menudo son arrestadas violentamente, para luego ser interrogada durante horas, multadas y hostigadas por el régimen castrista; algunas de las activistas han sido sometidas a amañados procesos legales, por parte del Gobierno cubano.