Madre de una niña de tres años que fue baleada el pasado domingo en Port St. Lucie, pide ayuda a la comunidad para encontrar al tirador que ha dejado en estado grave a la pequeña, reporta Diario Las Américas.

La mamá de Preslie, recordó que ella estaba muy ilusionada con la noche de Halloween, y expresó: «sé que hay alguien por ahí que sabe algo. Y solo quiero que se presente. Ella quería ser Ariel y caminar y celebrarlo también. Mi bebé no se merecía esto».

Un vídeo de vigilancia que captó el vehículo del presunto arrojó que la persona conducía un sedán oscuro con daños menores en el lado del pasajero y una luz intermitente en el frente.

La pequeña continúa en el hospital después de que una cirugía de emergencia, obligara a los médicos a quitarle un trozo de cráneo para permitir que el cerebro de la niña se hinchara.


La niña se encuentra ahora en un coma inducido, fue la decisión que tomaron los especialistas, para mantenerla con vida.

El Sargento Joe Norkus pidió «creo que si tiene conocimiento de este incidente o está involucrado con este incidente, a la larga, debería venir y hablar con nosotros».

«Los actos de violencia al azar son inaceptables en nuestra comunidad», recordó el jefe de la Policía de Port St. Lucie, John Bolduc.

También hizo un llamado a la comunidad para que hiciesen lo correcto, informar a las autoridades.

Se ofrece una recompensa de 5.000 dólares por información que conduzca al arresto de la persona responsable, según la Oficina de Armas de Fuego y Explosivos.

Del mismo modo puede llamar a la Línea de Alto al Crimen mediante el número 800.273.TIPS.

(Con información de Diario Las Américas)