Una mujer afirma que ella, su esposo y sus tres hijos fueron expulsados de un vuelo JetBlue de Fort Lauderdale a Nueva York el 2 de julio sin ninguna explicación.


El abogado de la familia, David Templer, dijo que sus clientes, Tamir Raanan y Mandy Ifrah, que viven en Brooklyn, se dirigían a casa después de asistir a una boda cuando Eden, su hija de un año, comenzó a patear el asiento del pasajero delante de ellos.

Ifrah dijo que se disculpó con el pasajero e intercambiaron palabras antes de que el pasajero cambiara de asiento.

Fue entonces cuando un asistente de vuelo se acercó a la familia y les pidió que bajaran del avión, según dijeron en un comunicado de prensa.

La seguridad de JetBlue les pidió que agarraran sus pertenencias y abandonaran el avión. La aerolínea alega que Ifrah y su esposa estaban haciendo amenazas, y que esa fue la razón por la que fueron expulsados del vuelo.


(Con información de Local 10 News)