Una mujer de New Hampshire que dice que tiene un boleto de Powerball que ganó un premio mayor de $ 559.7 millones quiere una orden judicial que le permita permanecer en el anonimato, diciendo que cometió un «gran error» al firmar el boleto sin consultar primero con un abogado.

La mujer, identificada como Jane Doe, presentó una queja la semana pasada en el Tribunal Superior de Hillsborough en Nashua diciendo que ella firmó el dorso del boleto después del sorteo del 6 de enero, el octavo premio mayor de lotería del país. Ella pensó que estaba obligada a hacerlo según lo ordenado por la información en el sitio web de la comisión estatal de lotería.

Según la ley de New Hampshire, el nombre del ganador de la lotería, la ciudad y el monto del premio son información pública. Pero después de que la mujer contactó a un abogado, se enteró de que podría haber protegido su identidad al escribir el nombre de un fideicomiso.

La mujer aún no entregó su boleto, pero mostró a los funcionarios de la lotería una fotocopia del frente. Ella dijo que los funcionarios de lotería le dijeron que se verían obligados a revelar su identidad si alguien presentaba una solicitud de Derecho a Saber. Sus abogados argumentan que su interés por la privacidad es mayor que el insignificante interés público en revelar su nombre.


La demanda dice que ella ha establecido un fideicomiso y planea contribuir con una porción de sus ganancias a la caridad.

William Shaheen, cuyo bufete de abogados representa a la mujer, había escrito una publicación en el blog poco después del sorteo en la que se instaba al ganador a no firmar el boleto de inmediato debido a las reglas de confidencialidad.

New Hampshire es uno de los pocos estados que permite que los fideicomisos reclamen premios de lotería anónimamente. En 2016, una familia de New Hampshire que ganó un premio mayor de $ 487 millones de Powerball permaneció en el anonimato, como afirmaron los abogados de su confianza.