Una madre y sus dos hijos murieron el lunes en un accidente de tránsito, luego de que el carro en el que iban se estrellara contra un caimán, en la autopista I-95 en Carolina del Sur.

Amber Stanley, y sus dos niños Jack de 4 años, y la pequeña Autumn de 2, eran de Callahan, al norte de Florida, y regresaban de un fin de semana de descanso en casa de un amigo en Myrtle Beach, Carolina del Sur, cuando de repente un caimán de 9 pies se atravesó en la carretera; y provocó que el auto de la mujer, un Kia Soul perdiera el control hasta estrellarse contra un árbol, y se incendiara.

Según la Patrulla de Carreteras de Carolina del Sur, la madre y los dos menores murieron a causa de las quemaduras.

El padre de los niños fallecidos, y esposo de la difunta madre, Josh Stanley contó a CBS Jacksonville que no pudo viajar el fin de semana con su familia por asistir a un entrenamiento de su empleo en Pensilvania.


Según Stanley, su esposa e hijos regresaban esa noche a su hogar en Callahan, tras pasar un fin de semana en casa de un amigo, y conociendo las playas de Myrtle Beach.

“Todos me dicen ‘si necesitas algo, avísanos’. En realidad no necesito nada. Quiero a mi familia conmigo, pero obviamente nadie puede hacer nada”, detalló entre lágrimas.

“Todavía estoy tratando de procesarlo. De repente veo algo y digo ‘Oh, esa es Amber’ y sé que no es ella, pero es lo primero que a lo que mi cerebro recurre. O cuando algunos niños dicen “papá” o algo así”, comentó.

La pareja había estado en una relación durante diez años de su vida.

(Con información de El Nuevo Herald)