Un joven de 19 años en Miami, enfrenta cargos de intento de asesinato en segundo grado, robo a mano armada y uso de arma de fuego por un delito grave, Tavis Williams fue detenido en la madrugada del martes, un día después de un robo a mano armada y un tiroteo en una tienda 7-Eleven al suroeste de Miami-Dade.

De acuerdo al reporte de arresto, el delincuente ingresó al 7-Eleven en 13690 SW 268th St. alrededor de las 10:45 am del lunes, apuntando con un arma a un trabajador dentro del establecimiento.

Según el informe de las autoridades dijo: “denme el dinero del registro. No estoy jugando fingidamente. Dame el dinero”.

Cherish Juárez de 31 años, una empleada, caminó hacia la parte de atrás para avisar al gerente.


El joven persiguió a la empleada y le disparó, hiriéndola en el brazo izquierdo, recoge Local 10 News.

Las autoridades dicen que Williams tuvo un altercado con el gerente en la oficina administrativa, cuando el hombre intentó controlar la pistola; finalmente el trabajador dejó de luchar con Williams, y le dio la bandeja de la caja registradora.

Varios clientes del 7-Eleven presenciaron el hurto y el tiroteo; la mujer fue trasladada en avión al Ryder Trauma Center del Jackson Memorial Hospital.

La bala atravesó su brazo, según la policía, y se alojó en la cavidad de su pecho; la empleada se sometió a una cirugía de emergencia, y se encuentra en condición estable.

Un informante anónimo identificó al acusado como presunto autor del tiroteo; él ya había sido arrestado por narcóticos.

Williams confesó haber robado la tienda, y disparado a Juárez; tres testigos identificaron al hombre como el responsable del tiroteo.

(Con información de Local 10 News)