Una corte dictaminó que un hombre de Michigan debe dividir $30 millones que se ganó en la lotería con su ex esposa.


De acuerdo a la agencia de noticias AP Rich Zelasko, de Detroit, estaba separado ya por dos años de su esposa, Mary Beth Zelasko, cuando se ganó el premio de $30 millones.

El divorcio de la pareja no se finalizó hasta 2018.

El abogado de Rich dijo a su favor que «Rich tuvo suerte, pero fue su suerte, no la de Mary, lo que produjo los ingresos de la lotería».

Sin embargo, John Mills, un árbitro que estaba manejando el divorcio de la pareja, dictaminó que el ticket de lotería era propiedad matrimonial. The Associated Press también informó que la pareja acordó que Mills tomara ciertas decisiones durante el divorcio.

Un tribunal de apelaciones confirmó la decisión del árbitro y no encontró errores con lo cual el ticket ganador corresponde a ambos.