Foto de la Lotería de Wisconsin

En 1992, Tom Cook y Joseph Feeney hicieron una promesa loca e improbable: Si alguno de nosotros gana el Powerball, dividimos las ganancias en 50/50.


Durante 28 años, cada uno compró boletos de lotería cada semana, pero su mayor premio fue de 100 dólares. Claro, hablaron de ganar el premio gordo de vez en cuando, pero, realmente, ¿quién piensa que algo así sucederá alguna vez? Sorprendentemente sucedió en junio.

Cook estaba desayunando con su esposa una mañana cuando comparó los números ganadores del premio mayor de $ 22 millones con su ticket … y se lo había ganado.

Le dijo a su esposa cuando regresó a la mesa: ‘Leíste esto’. Ella lo miró y dijo: «Dios mío». Se lo entregó a otra persona y dijo: «¿Puedes leer esos números por nosotros?, contó a la prensa local.

El amigo, leyendo los números, le dijo a los Cooks: «Parece que ustedes ganaron el Powerball».


Cook llamó a Feeney con la noticia.

Los dos residentes de Menomonie en Wisconsin, fueron identificados la semana pasada como los ganadores de $ 22 millones. Ellos dividieron el premio en efectivo por la mitad, como se prometió. Cada uno recibió casi $ 5.7 millones después de impuestos.

La amistad de Cook y Freeney inició hace muchos años en un restaurante.

Cook ya estaba sentado en una mesa con un amigo e invitó a Feeney a sentarse a su lado. En los años posteriores, viajaron juntos a Niagra Falls, Yellowstone y el Salón de la Fama del Fútbol, y casi todas las semanas se reúnen un día para cenar juntos.

Cook, un trabajador de mantenimiento, se retiró después de ganar el Powerball. Feeney, ex bombero y EMT, ya se había retirado.

«Ambos crecimos sin mucho dinero, así que esto es realmente algo especial», dijo Feeney a medios locales.